Un grupo de vecinos y vecinas que han conformado un Grupo Motor, que junto al apoyo  de la Asociación de Vecinos la Unidad de San Cristóbal, y el seguimiento técnico del Servicio de Dinamización Vecinal han impulsado un proceso que nos han posibilitado generar ideas para pedir la apertura y gestión del antiguo cine de San Cristóbal.

La gran idea que nos sigue moviendo es que queremos que sea la voz de nuestros/as vecinos/as y sus iniciativas y potencialidades las que llenen este espacio, acompañadas de otros proyectos innovadores que nos posibiliten llegar más allá. Y que queremos que este espacio sea el motor de cambio del entorno, desde las potencialidades del barrio y del distrito.

¿Y por qué impulsamos esto?

La apertura de este espacio es una demanda histórica en el barrio y tiene su base en el conocimiento de una serie de proyectos y actividades que parten de la vecindad y que no tienen espacios para ser realizados, ni los espacios existentes son capaces de incorporarlos, ya sea por saturación de los mismos, o porque el tipo de actividad propuesta es incompatible.

Creemos que es necesario que la Asociación sea el canal y la herramienta para conducir este tipo de iniciativas y para potenciarlas. Y que era el momento de poder llevarse a cabo e implicarse en este tipo de acciones.

Creemos que hay mucho gente en el barrio y en el distrito con grandes capacidades que no pueden desarrollarlas en su entorno y se tienen que ir a otros barrios más céntricos. Una población que le aporta riqueza social al distrito y que por no tener ese tipo de espacios, terminan aportando sus riquezas artísticas, culturales, deportivas, sociales en otras zonas, para pérdida del valor social del distrito.

Creemos que ha llegado el momento de compensar Madrid también en lo que se refiere a proyectos innovadores, donde el protagonismo vecinal y creativo sea la base y que ese tipo de espacios también son necesarios en la periferia de Madrid, desde dónde tanto se ha aportado a lo largo de la historia, no sólo como fuerza laboral, sino también desde el punto de vista artístico, cultural y deportivo.

Creemos que es el momento de invertir en el desarrollo social del barrio y este puede ser un ejemplo, que fijándose en otros proyectos similares, pueda suponer una práctica